Repercusión psicológica del fin de la Doctrina Parot

En los últimos días estamos oyendo mucho hablar de la doctrina Parot, el Tribunal de Estrasburgo o de Derechos Humanos (TEDH), de la cantidad de terroristas que van a quedar en libertad en los próximos días, semanas o meses.

Sin embargo, no a todo el mundo le resulta fácil entender que va a significar el fin de la doctrina Parot para otras víctimas de delitos graves y no sólo para las víctimas del terrorismo.

En el siguiente enlace mi compañera Timanfaya, psicóloga forense, intenta explicar las posibilidades de rehabilitación, la afectación psicológica de las víctimas, la labor de los equipos forenses, etc.
A Timanfaya no se lo ponen nada fácil, pero consigue plasmar la importancia del psicólogo para la detección de la posible o no rehabilitación del preso.


Si el servicio de psicología de la Asociación Catalana de Víctimas de Organizaciones Terroristas (ACVOT) suele visitar alrededor de una veintena de pacientes habituales al mes, esta última semana ha recibido el mismo número de visitas, desde que el Tribunal de Estrasburgo anulara la ‘doctrina Parot’.

La psicóloga de la ACVOT, Marga Lalande, colaboradora de la subdirección general de Apoyo a las Víctimas del Ministerio de Interior explica que muchas han dejado de ver la televisión estos días. “Todos los síntomas que parecían controlados vuelven”. Mareos, angustia, insomnio, ansiedad, son los síntomas físicos de esta recaída. Impotencia y dolor, los sentimientos más generalizados. También miedo a que se vuelva a cometer un atentado con tanto terrorista de nuevo en la calle.

Victimas Terrorismo

Hay tres tipos de victimización de una víctima de un atentado terrorista:

  • La primaria es el propio atentado;
  • la secundaria, que es la que están viviendo estos días, se da cuando “las personas que nos han de preservar de la maldad fallan”, en palabras de Lalande;
  • la terciaria es la que provoca la sociedad, “el vecino de enfrente” cuando se hacen comentarios del tipo “no es para tanto” o ven a los terroristas ser recibidos como héroes.

Hay respuesta para la victimización terciaria, la víctima puede reaccionar, pero no ante la secundaria, de ahí la impotencia. “Se sienten ninguneados, tienen la autoestima por los suelos”, continúa Marga Lalande.

Vía: Diálogolibre.com