Coronavirus, síntomas o secuelas psicológicas

La Covid19 nos trae de cabeza, literalmente hablando…

“Tengo una sensación extraña

 aquí en el pecho, como si fuera ansiedad” “De repente me sorprende una taquicardia sin un porqué” “tengo un nudo en la garganta, se me saltan las lágrimas con facilidad”

Mucho hemos oído hablar sobre las secuelas psicológicas indirectas de esta pandemia: síntomas anímicos negativos por el confinamiento, preocupación por la inestabilidad laboral, la soledad, la adaptación a la “nueva normalidad”…

Y existen las secuelas psicológicas directas producidas por el virus, de las que quiero compartir impresiones clínicas porque se repiten en muchos de los casos que recibo.

La enfermedad parece estar produciendo alteraciones psicológicas: irritabilidad, ansiedad, inquietud, angustia, labilidad en el llanto y dificultad para dormir.

El paciente cuenta que primero comienza la ansiedad localizada en el pecho y la garganta, y después, poco a poco, vienen los síntomas depresivos como son la facilidad para llorar, pesimismo, desgana, y finalmente acabamos en el insomnio.

Y por qué parece que son síntomas secundarios a la enfermedad por coronavirus? 

Muchos no saben explicar el por qué se sienten ansiosos, o qué pensamientos o circunstancias lo desencadenan. Todo es inespecífico y sorpresivo. De ahí que cueste encontrar desencadenantes claros que expliquen la sintomatología del caso, haciendo sospechar que la enfermedad o el tratamiento o (ambos incluso) lo están causando. 

Hombre, si rascas siempre hay algo en la vida de cualquiera que debiera mejorar y que pudiera ser el causante de sus angustias, pero no es así en todos los casos y no cuadra su historia con su malestar.

Siempre que los síntomas narrados por el paciente son así de sorpresivos y cueste encontrarles una circunstancia clara que la justifique, tenemos que pensar en una enfermedad física causante o bien entender estos síntomas psicológicos como efectos secundarios de un fármaco.

Debemos tratar de no psicologizar todo lo que siente el paciente.

secuelas psicológicas covid19 coronavirus

El descalabro continúa…

Este malestar psicológico, facilita el desequilibrio de otros pilares, como son:

  • El trabajo: dificultad para mantener la concentración y responder adecuadamente al estrés,
  • La familia: embotamiento emocional que dificulta la gestión de los conflictos y la convivencia.

Cuando todo esto se produce en un entorno tan atípico como el de un encierro, la frustración y la ansiedad generan una gran desazón que lleva a muchos a buscar entre sus asignaturas pendientes, que suele ser la pareja. Estamos asistiendo a multitud crisis de parejas y familias, separaciones y divorcios. Por lo tanto los duelos se multiplican.

Qué más puede pasar?

Lamentablemente algunos pacientes no tienen el apoyo familiar o social suficiente, muchos por la soledad del confinamiento, otros por la incapacidad de pedir ayuda y algunos por la dificultad comprender y expresar lo que sienten.

Si a esto le añadimos la singularidad de cada uno, sus rasgos de personalidad ya antes incipientes, aparecen cuadros de:

  • Trastorno obsesivo compulsivo TOC 
  • Hipocondría
  • Miedos

Vivimos una realidad muy extraña, a la cual adaptarse no es fácil para nadie. Para mantenernos estables necesitamos hablar del presente y del futuro, de lo que nos preocupa y de las emociones que se alojan en nuestro estómago. Todo lo que callamos nos enferma, tarde o temprano.

Bajo mi experiencia, de los síntomas más preocupantes, son los miedos y las rumiaciones, funcionan como una planta trepadora. El sufrimiento suele ser muy intenso y en silencio. El paciente cree que podrá “controlarlo”, comenzando a “evitar” para controlar. 

La ventaja de la premura: cuanto antes haya un abordaje psicoterapéutico más rápida será la mejoría.

 

Imágenes pixabay.

Bebé de alta demanda, temperamento arrollador

“Déjale llorar que se callará solo”

“Se pone así porque le has malacostumbrado”

“Ese genio es por cogerlo tanto en brazos”

“Todos los niños se mueven mucho” 

Te suenan estas frases?

Estas afirmaciones son un clásico, hechas para todos los niños, aunque he conocido un porcentaje muy pequeño que se salva, suerte de la de esos papis! Y para otros la realidad es mucho más intensa de lo que se puede llegar a imaginar …

Hablo desde el conocimiento, como madre me refiero. Mi pequeño no para, de verdad de la buena. Tiene un motor puesto desde que llegó a este mundo. Cuando aún no sabía ni hablar era tan difícil manejarle que me encajó perfectamente en el grupo de los “Bebés de Alta Demanda” como bien etiquetó William Sears Pediatra estadounidense a su cuarta hija, vamos que debió ser guerrera también…

Y qué es esto de la Alta Demanda? Básicamente son bebés de temperamento fuerte, un mix de temperamento colérico y sanguíneo como diría Galeno, lo que se traduce en:

—>

Mindfulness en Alcorcón

 

Hemos alcanzado una sociedad repleta de bienes materiales, lo que creíamos que nos iba a asegurar una mejor vida que la de nuestros abuelos. Sin embargo, y qué curioso!, hace 30 años ni teníamos tantas cosas ni teníamos tanto sufrimiento físico y mental. Ahora todos sabemos de enfermedades espantosas que están muy cerca de nosotros o de sufrimiento psíquico que la psiquiatría no sabe más que ponerle el calificativo “crónico” y que pase el siguiente… Vivimos estresados, sobrecargados de información (mensajes que leer en Facebook, en whatsapp, en twitter, en nuestro email…), con trabajos frenéticos en ciudades frenéticas, con enfermedades, con cada vez más ataduras económicas y un largo etcétera que sabrás rellenar.

Mindfulness en Alcorcón

Mindfulness «Es un fenómeno que ocurre siempre cuando algo es necesario para la sociedad», afirma Diex, que cree que «en España hay muchas personas necesitadas de técnicas y prácticas que les permitan entrar en contacto con ellos mismos» (Gustavo G. Diex, director de Nirakara, Mindfulness & Yoga Institute). Porque efectivamente, con tanto mundo al que acudir, acabamos escindiéndonos, separándonos de nosotros mismos, de nuestros yoes que nos definen.

No nos reconocemos ni a nosotros mismos, nos cuesta definirnos.

Seguir leyendo “Mindfulness en Alcorcón”

Claves para cuidar la relación de pareja

CONFIANZA Y RESPETO
Éstos son dos aspectos básicos en cualquier relación humana, y se resultan fundamentales para poder construir una relación de pareja sana y duradera.

Para poder conectar realmente con el otro, tenemos que poder hablar sin juzgarnos, aceptarnos tal y como somos, sin querer cambiar al otro.

Debemos crear un vínculo en el que ni siquiera en los momentos de más tensión faltemos el respeto al otro, esto es mutuo y es una de las bases de una relación saludable. Amar al otro implica también respetarlo.

En una relación sana debe existir siempre Seguir leyendo “Claves para cuidar la relación de pareja”

Internet en adolescentes: aumento de adicciones y fracaso escolar

Desde hace unos años no dejo de recibir en mi consulta padres preocupados por la cantidad de suspensos que trae su chaval/chavala y por lo complicado que resulta acceder a ellos porque “ya no me escucha, ya no me cuenta sus cosas, no nos deja ayudarle”.

También es cierto que el adolescente se ha hecho adolescente antes, porque creo que el mundo que ven a través de internet está lleno de modelos jóvenes, muy jóvenes, lo que les lleva a querer ser adolescentes antes de tiempo para no ser uno menos, porque sabemos que en ese momento de nuestra vida hacemos todo lo posible por pertenecer al grupo, por estar en el rollo, por ir a la moda, por ser uno más… porque ser menos se paga caro, y eso también lo veo en mi consulta, el sufrimiento del que no es aceptado por no ser como “el mundo” les está marcando. Seguir leyendo “Internet en adolescentes: aumento de adicciones y fracaso escolar”